En referencia al concepto de la antropología física forense, ésta se considera como una disciplina derivada de la Antropología Física, que aplicando técnicas y métodos de esta, coadyuva en la administración y procuración de justicia.

Encargándose de “establecer la identidad de individuos involucrados en problemas médico-legales, ya sean individuos vivos o cadáveres, con la finalidad de individualizar e identificar a una persona, mediante las características físicas, propias de cada sujeto.

Uno de los aspectos que el antropólogo forense aborda constantemente es la identificación de personas, a través de diversas técnicas que le permiten elaborar un reconocimiento a nivel biológico del individuo, el cual al verse inmerso en una cultura acoge elementos que se reflejan invariablemente en su persona (por ejemplo las marcas de actividad).

La antropología física al ser utilizada como ciencia aplicada al proceso de la Identificación Humana, en los últimos años a logrado ampliar su campo de aplicación en el área jurídica y forense, desarrollando la posibilidad de incrementar diversas tareas e investigaciones, las cuales se han ido forjando a partir de las necesidades que se han presentado, así como a partir del conocimiento que otros investigadores en otras áreas, auxiliares de la administración y procuración de justicia, mismos que se han percatado que la Antropología Física forense no es solo para estudiar restos óseos, como se piensa en muchos ámbitos, si no que se puede aplicar en diversos campos dentro del área forense, siendo utilizada como:

    Método de Identificación de individuos vivos, estableciendo los siguientes aspectos:

Determinar y establecer la identidad de un sujeto, (relacionado en un ilícito y del cual se cuente con una video grabación ó fotografía del momento en que comete dicho ilícito, como por ejemplo videos de seguridad) mediante la aplicación de un estudio morfocomparativo (comparación de las características externas de su cuerpo), en el cual se aplican análisis cefaloscópico (observar y describir las características congénitas o adquirida visibles en la región facial), cefalométrico (tomar medidas a partir de la ubicación de puntos somatológicos fijos, para establecer ángulos con sus respectivas medidas en la región facial).

Estimar la edad biológica de un cadáver ó de restos óseos (mediante estudios radiográficos), utilizando también la somatología y la osteología respectivamente, mismas técnicas que permiten, mediante la observación y el análisis del soma (cuerpo) y del hueso; obteniendo datos como son: Número mínimo de individuos presentes en el conjunto de restos a estudiar, especie (humano ó animal, ya que pueden estar mezclados los restos en estudio), talla, sexo edad, afinidad biológica (raza), hallazgos tafonómicos (cambios presentes por el tipo de enterramiento de los restos), patologías, tiempo de muerte y huellas de actividad, con la finalidad de establecer su identidad.